Uritorco en la cumbre solo te espera el miedo online dating

Más en las casas y los sindicatos que en los despachos oficiales.

Tres en los '70, 10 en los '90 y los últimos 12 con Duhalde, Néstor y Cristina Kirchner.

Ya no escribe, dice: “Yo escribí, hace casi treinta años, una pregunta. Repite, el hombre sentado frente a la ventana, aquello que escribió, hace ya casi treinta años, a mano, letra apretada en tinta negra, en uno de sus tantos cuadernos de escritura.

Repite la pregunta que escribió y la afirmación temeraria que la precedía: “Entre tantas preguntas sin responder, una será respondida: ¿qué revolución compensará las penas de los hombres”.

La caracterización que el peronismo poskirchnerista hace de Macri, de su modelo económico y de su alineamiento internacional es débil, insuficiente para explicar por qué están entregados a alejarse de un votante al que van a tener que convocar, aún por cuestiones de pragmatismo, para las elecciones que vienen.

Porque el resto de los votantes ya tienen a quién elegir: Massa o Macri.

Cafiero era, para el votante peronista, demasiado parecido a Alfonsín, cuando Alfonsín ya no era el mismo que había ganado en el ’83.

uritorco en la cumbre solo te espera el miedo online dating-16

La figura de Cafiero, en realidad, fue una excusa para juntar lo que debería estar junto y hoy no lo está; y dejar atrás el revés electoral –con lecturas incompletas y autoindulgentes sobre sus razones- en manos de los candidatos que la encarnaron ocasionalmente, para avanzar sin lastres hacia un supuesto nuevo triunfo electoral.Ser peronista nunca fue retozar en un lecho de rosas, porque nunca lo es discutir el patrón de distribución de la economía, convertir a las mayorías en sujetos democráticos con derechos y autonomizarse de las políticas del Departamento de Estado para la región, decisiones fundantes del primer peronismo, el clásico, el de Perón y Evita. Las lecturas almibaradas sobre el “ser peronista”, traducido como fatalidad exitosa permanente son un extravío conceptual.El creer que el peronismo es un partido de Estado y su razón de existir está exclusivamente atada a los triunfos electorales de coyuntura y los distritos que gobierne evita reconocer que el peronismo estuvo, del '55 en adelante, más tiempo en el llano que en el gobierno.En el ’87 era Herminio Iglesias y su patota, que Cafiero barrió con la Renovación.En 2017, Cristina Kirchner y sus fanáticos, a quienes este armado dirigencial poskirchnerista identifica, junto a la prensa antiperonista, como mariscales de la derrota.

Leave a Reply